El País

Crítica: El martillo del tiempo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Viaje a Sils Maria

Lo mejor:
Las dos actrices protagonistas

Lo peor:
El planteamiento está un pelín trillado

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
30 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 12/06/2015
  • Director: Olivier Assayas
  • Actores: Juliette Binoche (Maria Enders), Chloë Grace Moretz (Jo-Ann Ellis), Kristen Stewart (Valentine), Lars Eidinger (Klaus Diesterweg), Johnny Flynn (Christopher Giles), Angela Winkler (Rosa Melchior), Hans Zischler (Henryk Wald), Brady Corbet (Piers Roaldson), Aljoscha Stadelmann (Urs Kobler)
  • Nacionalidad y año de producción: Suiza, Alemania, Bélgica, Francia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

El éxito en el espejo inmisericorde del paso del tiempo, la aclamación y el reconocimiento como contraluces del olvido. Olivier Assayas indaga, entre estoico y taciturno, en el otoño de una actriz de éxito, que se apresta, a su pesar, a doblar la esquina para instalarse en el panteón de las viejas glorias; en ese limbo, tierra de nadie, que sella la transición del aplauso a la invisibilidad, se confunden realidad y representación, persona y personaje. No se trata de sobar las viejas convenciones del cine de gente del cine venida a menos, porque de hecho Viaje a Sils Maria discurre por terrenos relativamente trillados; pero el poliédrico punto de vista está en las antípodas, de hecho, de lo convencional.

Assayas juega con el equívoco, planteando un hábil juego de espejos que se manifiesta, con la misma contundencia, en dos niveles: la rutina de la estrella, la vanidad consustancial al oficio, la egolatría que se mezcla con con una inseguridad creciente, los chascarrillos del showbusiness, las confidencias con el séquito, en un punto de inflexión en la carrera de una actriz que lo ha sido todo; y por otro la escenificación, literal, de esa inercia inexorablemente decadente, en un montaje teatral que certifica el paso de testigo, el amargo cambio generacional, la antesala del olvido. Hay, de regalo, una sulfúrica y sutil desmitificación del cine desde bambalinas, un rapapolvo velado a la arrogancia del actor, del divo que cree, iluso, que su estrella resplandecerá eternamente.

En registros diametralmente opuestos, lo nuevo de Assayas se emparenta, para entendernos, con el discurso cáustico acerca del mundo del actor enfrentado a los fantasmas de su propio ocaso de Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) o La sombra del actor, pero con los matices femeninos, fundamentales, que definen las peculiaridades de esta potente historia. Con una puesta en escena extremadamente elegante y una brillante dosificación del drama (no exento, claro, de retazos cómicos y tragicómicos), Assayas procede con una ficción de mil dobleces, espoleada no tanto por la imponente e intensa mirada resignada de una gran Juliette Binoche (más contenida de lo que viene siendo costumbre últimamente), que también, sino por el paso al frente de una Kristen Stewart que cuaja aquí como actriz de muchos quilates dejando atrás de una vez por todas (menos mal) el estigma (muy pesado) de ser chica Crepúsculo.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP