El País

Crítica: Una experiencia envolvente

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Victoria

Lo mejor:
El magnetismo de sus más de dos horas de plano secuencia

Lo peor:
Que la trama sea una excusa, a veces pobre, para la exhibición de habilidades técnicas y formales

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.1
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 23/10/2015
  • Director: Sebastian Schipper
  • Actores: Laia Costa ( ), Frederick Lau (Sonne), Franz Rogowski (Boxer), Burak Yigit (Blinker), Max Mauff (Fuß), André Hennicke (Andi), Anna Lena Klenke (Junge Mutter)
  • Nacionalidad y año de producción: Alemania, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Pocos estrenos del presente año pueden alardear de ofrecer una experiencia tan absorbente como Victoria la última película del alemán Sebastian Schipper. Claramente influida, como ha señalado el crítico Roberto Alcover Oti, por Banda aparte (Jean-Luc Godard, 1964), la aventura criminal técnicamente improvisada en la que se sumerge Victoria (magníficamente interpretada por Laia Costa, primera actriz española en ganar el premio Lola, otorgado por la Academia del Cine Alemán), madrileña radicada en Berlín, está rodada en un único plano secuencia que supera las dos horas de duración. Y no se trata tanto de una hazaña de la que alardear: si se tratara de eso, pocas cosas habría más meritorias que escribir el Ulises de Joyce en una china. Al contrario, Victoria exhibe una serie de valores de notable peso cinematográfico.

 El virtuosismo del realizador a la hora de hacer palpable el denso latido de la libertad y el miedo en la noche berlinesa, sumada a esa fotografía hiperrealista de Sturla Brandth Grøvlen, que realza el fragor sensorial de los acontecimientos, otorgan a las imágenes de Victoria una condición hipnótica verdaderamente meritoria. Existen también problemas incuestionables: la trama paga caro el amoldarse a toda costa a la decisión estilística radical -el plano secuencia anteriormente mencionado- que se halla en la génesis de un filme a ratos inverosímil o apresurado.

 No obstante, el interés de Victoria no reside únicamente en las destrezas formales. En su trasfondo encontramos un discurso, si bien elemental, con ecos generacionales. Una aproximación curiosa a la precariedad vivencial a la que se ha visto abocada la juventud que encarna la protagonista. No hay notas nihilistas, sino más bien la reivindicación de una rebeldía tanto material como afectiva, en el hecho de que Victoria se una a un "grupo salvaje" cuyo inconformismo colisiona irremediablemente contra un orden sistémico que ha perdido toda credibilidad.

 Al final, lo de menos es que el largometraje carezca casi por completo de aristas dramáticas o narrativas. El carácter de ejercicio de estilo orgulloso de sí mismo que ostenta Victoria no es un handicap, sino una declaración de principios francamente saludable que la sitúa frente a aquellas producciones que se avergüenzan de su propio formalismo y terminan por simular un trasfondo que, quizás, nunca debió estar allí.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP