El País

Crítica: Marco Bellocchio escarba en el Mussollini detrás del icono con un sólido drama histórico iluminado por el talento de la espléndida Giovanna Mezzogiorno

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Vincere

Lo mejor:
Giovanna Mezzogiorno, inmensa

Lo peor:
Un primer tercio demasiado estático

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
8 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 11/06/2010
  • Director: Marco Bellocchio
  • Actores: Giovanna Mezzogiorno (Ida Dalser), Filippo Timi (Benito Mussolini / Benito Albino), Corrado Invernizzi (Dottor Cappelletti), Fausto Russo Alesi (Riccardo Paicher), Michela Cescon (Rachele Guidi), Pier Giorgio Bellocchio (Pietro Fedele), Paolo Pierobon (Giulio Bernardi), Bruno Cariello (Giudice), Francesca Picozza (Adelina), Simona Nobili (Madre Superiora), Giovanna Mori (Tedesca)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, Italia, 2009
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Mussollini es una bestia de mil cabezas, un monstruo con mil y un rostros y, a la vez, un sujeto invisible detrás del icono, del mito, de la leyenda. Marco Bellocchio escarba precisamente ahí, detrás del Duce universal, del personaje, del político para intuir la dimensión humana y tangible de un villano oficial de la historia cuya perfidia natural ha nublado la existencia del individuo. Bellocchio busca en la trastienda y su investigación transita por rincones oscuros, entre cuatro paredes. "Vincere" es una película de interiores en todos los aspectos, y es probablemente una excusa para la decepción para los amantes del cine histórico, para quienes esperan encontrarse con un viejo conocido.

No van por ahí los tiros, el de "Vincere" es un Mussollini inédito, un hombre de familia en los albores turbios de la forja del mito. Bellochio nos revela una intrahistoria dentro de la gran historia fascinante y sin hueco en los libros de texto, la de su tortuoso romance con Ida Salder, madre de su hijo ilegítimo, víctima de puertas adentro de la demencial utopía del amante, silenciada, abandonada y resentida. Que nadie se engañe, se trata de una ficción intimista, cadenciosa, y a veces redundante. Es el hombre frente al sujeto histórico, la faz no política de una animal político, la pequeña escala, la miniatura.

El director transalpino, no obstante, se entretiene mirando las musarañas en un primer tercio zozobrante, de rumbo incierto, excesivamente prolijo en detalles prescindibles. A "Vincere" le cuesta echar a andar, tiene dificultades para coger carrerilla y al final, esa abundancia de metraje, esa incapacidad sinóptica dejan huella en una película, por demás, que va de menos a más, que se viene arriba haciendo camino dejando reposar la tragedia, sin aspavientos, creciendo como película de fondo, rica en sutilezas y filmada con el aplomo del que tiene tomada la medida y el pulso, sin fisuras, a la gran historia que nutre las imágenes. Y más allá de la paciencia de Bellocchio para significarse emerge el talento radiante de la espléndida Giovanna Mezzogiorno, cómoda en cualquier registro, devorando planos en perjuicio de sus comapañeros de reparto, reivindicándose, una vez más, como lo que es, una de las mejores actrices, hablando en plata, del viejo continente.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP