El País

Crítica: Gustavo Ron explora el universo de un chaval víctima de una enfermedad terminal dando duna lección de valores pero no de cine

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 05/11/2010
Vivir para siempre

Lo mejor:
La interpretación del chaval protagonista

Lo peor:
Que se queda en un cúmulo de nobles intenciones

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.8
25 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 29/10/2010
  • Director: Gustavo Ron
  • Actores: Robbie Kay (Sam), Emilia Fox (Madre de Sam), Ben Chaplin (Padre de Sam), Phyllida Law (Abuela de Sam), Eloise Barnes (Ella), Alex Etel (Felix), Ella Purnell (Kayleigh)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2009
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Si hubiera que juzgar las películas por la honestidad y bondad de sus propósitos Vivir para siempre sería la película del año. Bienintencionada, desbordante de sentimentalismo, compasión y amor por el género humano, la cinta de Gustavo Ron camina con irregular paso entre la cruda realidad de la enfermedad terminal de un chaval consciente de su inminente final, y la fabulación de lo onírico, la esperanza y el optimismo contagioso por bandera.

Ron, que copia demasiado maneras de ser del cine indie americano menos genuino (ya lo hizo a placer en la prescindible Mia Sarah), que abraza sistemáticamente la vocación internacional de un cine sin fronteras, de emociones universales, busca aquí el difícil equilibrio entre el kleenex y el lagrimón grueso y la sutileza, no siempre satisfactoria, de un humorismo latente que intenta matizar y maquillar el impactio brutal de la tragedia.

Se agradece su huida de lo evidente, su rechazo a lograr pucheros por las bravas y con malas artes, pero aún así su película no se libra de un cierto barniz sensiblero, muy de autor eso sí. Ron apunta alto, su niño enfermo se plantea interrogantes metafísicos de gruesa trascendencia. A ratos "Vivir para siempre" nos arruga el corazón y a ratos nos irrita por su tendencia al artificio emocional.

Su mejor baza es la interpretación del chaval protagonista, que se echa el drama sobre las espaldas con admirable aplomo, y Ron logra lo que no lograba en Mia Sarah, despertar nuestra curiosidad y sorprendernos, no siempre para bien, con los juegos de manos de la puesta en escena. El problema es que Vivir para siempre es eso, un concentrado de excelentes intenciones que no cuaja en una película de excelentes resultados. Tristeza y dicha circulan ante nuestros ojos agarradas de la mano en una ficción mucho más valiosa como lección de vida o transmisora de hermosas enseñanzas de heroísmo y coraje cotidiano que como película propiamente dicha.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP