El País

Restaurantes en Madrid



Otros servicios

Empanada argentina

Criolla por derecho

En las orillas del Río de la Plata se moldeó una empanada inconfundible.

Las sucesivas oleadas migratorias que recalaron en los puertos del Río de la Plata llevaron consigo sus platos, que adaptaron a la despensa argentina. Españoles, amparados todos por la designación de gallegos, italianos y un nutrido contingente del Oriente Próximo. Todos con empanadas de tradición milenaria, que se fueron concretando en una variante con identidad y sabor propios. El porteño presumirá, en no menos de cinco mil palabras, de ser capaz de identificar el relleno de una empanada por la forma de su repulgue, es decir, el borde que las sella. No aspiramos a tanto, aunque sí a disfrutar alguna de ellas a este lado del Atlántico.

La Vaca Argentina cambió de nombre y se transformó en Lavaca. Lo que no ha cambiado son sus empanadas rellenas de carne, cebolla y aceitunas, que como acostumbran a hacer en Tucumán, se fríen. De María nos trajo tarta pascualina, canciones de Calamaro y pases de Redondo. También una modélica empanada criolla, con huevo duro en su relleno especiado. La historia de El Viejo Almacén de Buenos Aires, que llegó a Madrid desde Asturias, ya le hace acreedor de una visita. También sus empanadas caseras, claro.

También en

Bayres Beef. Espoz y Mina, 22 (91 523 29 04)
Buenas y Santas. Bolívar, 9 (91 506 06 47)
La Cabaña Argentina. Ventura de la Vega, 10 (91 369 72 02)

De bolsillo

La denominación histórica en inglés de esta elaboración, pocket pie o pastel de bolsillo, alude tanto a su naturaleza de envoltorio (una masa en la que se guarda algo) como a su tamaño, apto para llevarlo entre ropajes. Si seguimos tirando de ese hilo, pasaremos por el medievo y llegaremos a los Celtas. Empanadas y empanadillas son platos ingeniosos, adecuados para las duras condiciones de la antigua Europa: permiten aprovechar al máximo las sobras de los escasos asados o guisos de carne que se llevaban a la boca y también se prestan a rellenos de bayas o hierbas como la acedera, frutos de la recolección; su cocción no necesita de grandes alardes, apenas unos rescoldos. En las tierras del Levante judíos y musulmanes las refinan y especian. Versiones que llegarían a la península ibérica antes de partir a América, donde se enseñorearon por Ecuador, Chile o Bolivia. Y Argentina, donde adquiere la categoría de plato nacional.

Se vende en

El Cambalache. Espíritu Santo, 28 (91 521 11 72)
Pecados argentinos.Plaza de Cascorro, 11 (91 084 65 05)

 

Autor: Pedro Espinosa Fecha de actualización: 15/11/2016




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP