El País

Restaurantes en Madrid



Otros servicios

Crítica: La velocidad y el tocino

  • Autor:
  • Fecha: 08/05/2003

En Paracuellos del Jarama se encuentra este singular restaurante semi-urbano con encanto routier.

Prado Ribera
  • Tipo de cocina: Española
  • Especialidad: Arroz caldoso con bogavante
  • Dirección: Miguel de Cervantes, 2. Paracuellos de Jarama
  • Teléfono: 91 658 29 53

+ info

La sabiduría popular abunda en la certeza de que en los restaurantes de carretera donde se detienen los camioneros está garantizada la buena cocina, aunque un refrán medio surrealista dice que no hay que confundir la velocidad con el tocino. Ahora, con la mayoría de las rutas principales desdobladas en autovías, la velocidad prevalece sobre el tocino y se nos escapa mucho restaurante de carretera seguro, lo que ha llevado a dos ilustres colegas, Nacho Medina y Pepe Peñín a publicar sendas guías indicadoras de dónde comer bien en las carreteras de España, una verificación nueva del vínculo que existe entre el motor y la comida.

A esta órbita pertenece el Prado Ribera, un restaurante situado en el área de ampliación del aeropuerto de Barajas, junto a la vega del Jarama, donde simultáneamente se practica la buena mesa y se atiende al automóvil, esa prolongación indispensable de nuestra circunstancia. De su estación de servicio son clientes los especialistas en autos de competición Chefo, Meicon y Piedrahita Sport, lo que acredita sus talleres anexos, donde pueden diagnosticar el punto del automóvil, lavarlo, sustituir sus neumáticos o efectuar pequeñas reparaciones mientras se saborea cocina de sustancia y novedad.

La iniciativa es de Benito del Olmo, un empresario del motor que se ha pertrechado en su propósito gastronómico con profesionales solventes como el chef Eduardo Nadales, que procede de El Sumiller de San Sebastián de los Reyes y estuvo en El Amparo, su segundo Iván Pascual, discípulo de Gonzalo Arrúe en el Negubide de Marbella, o el maître Oscar Termes, formado en las salas de Gaztelupe y El Molino de Algete.

Lo cierto es que con el auto en los boxes o en el parking, en Prado Ribera se disfruta de una buena terrina de foie hecha en casa, primaverales bocartes fritos abiertos en mariposa, buen repertorio de verduras en parrillada, habitas con jamón o en ensalada con queso de cabra y chacinas de calidad como aperitivo: jamón y lomo ibérico o una espléndida morcilla de arroz con manzana.

La dorada a la sal o el rape al estilo de Ondárroa para compartir, el cogote de merluza a la parrilla o el pil-pil de lomos de bacalao son opciones pescateras con garantía, su arroz caldoso de bogavante justifica el viaje y el lomo de vacuno mayor al carbón encina fileteado o el guiso de rabo de toro al vino tinto, son demostraciones solventes de destreza en parrilla y en fogón. La cuajada de leche cruda de oveja con helado de miel destaca entre los postres de este restaurante semi-urbano con encanto routier.

VINOS NAVARROS

La oferta de vinos no es amplia pero está bien controlada por Oscar, sumiller de la Escuela de la Cámara de Comercio, con selectos riberas, riojas con garantía, algún penedés superior (Mas Irene) y prácticamente todo el repertorio de Príncipe de Viana, una de las bodegas más ambiciosas y seguras de los pagos Navarra, con coupages excepcionales como el nombrado 1423, un rico reserva del 96.

Luis Cepeda

Ir al restaurante >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP