El País

Artículo: Veintiséis años de historia

  • Autor:
  • Fecha: 11/12/2001

Libertad 8 demuestra que la memoria de un pueblo también se escribe en sus bares.

Libertad 8

+ info

Dos décadas, un lustro y un año. Aunque a primera vista puede parecer una condena, es el aniversario que se celebra estos días en Libertad 8, un local que ha pasado por encima de los tiempos del design, la movida, e incluso, la transición, sin tener que realizar concesiones ni olvidar su línea filosofal. Y es que, apenas había terminado Arias Navarro de pronunciar aquello de "Franco ha muerto" y ya había comenzado el piano de esta sala a abanderar el sector contestatario del gremio de lo terciario, dando cancha a cantautores, poetas y todo aquel que tuviera algo que decir. Aquí se fraguó el cambio, entre chaquetas de pana, aires de liberación sexual y patillas de estibador portuario.

Después llegaron años oscuros, a mayor gloria de nueva oleros y ediles con ansias de convertir su política municipal en tarjeta para el mundo. El piano nunca dejó de sonar, aunque es cierto que durante este período lo hizo con un ritmo más pausado. Pero hete aquí que, de pronto, amansadas ya las aguas de la presunta modernidad, Libertad 8 vivió un inesperado resurgimiento gracias artistas como Rosana, Ismael Serrano, Javier Álvarez o Tontxu, surgidos de entre las filas de esta emblemática sala.

Pronto, a las actuaciones acústicas -o desenchufadas, tal como se dice hoy- vino a sumarse otro fenómeno en alza: el de los cuentacuentos, que pretendían retomar la tradición oral de aquellas historias que contaban nuestros abuelos, pero en versión para adultos. La política de la casa incluyó recitales de poesía y aumentó espectro de acción con calendarios de exposiciones pictóricas y fotográficas. Y así llegamos hasta hoy, cuando el ya añejo piano comparte escenario bajo la cera derretida de las velas del local con su e-mail o su página web, en la sección de Internet.

Fiel a sus principios, Libertad 8 sigue sin tele ni fútbol, aunque con tres franjas horarias bien diferenciadas: las mañanas, en las que es posible tomar un vermouth o un rico aperitivo de la mano de Mikel. Las tardes, con una carta solvente de cafés y tartas caseras y, al fin, las noches, en que Julián, Dani y Justo se encargan de acreditar que, aún en los tiempos que vivimos, la comunicación sigue siendo un valor al alza sin necesidad de estridencias ni diálogos para besugos.

Álvaro López del Moral

En la misma onda
No demasiado lejos y con una puerta algo más entreabierta a las clases populares, Ave Nox (Lagasca, 31), Bybblos (Serrano, 63) y The Sportsman (Alcalá, 65) conforman una de las millas de oro en la noche de Madrid. Para amantes del revival, Cleofás, en el número 7 de la calle Goya.

Ir al local >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP